Radio Hijo del salitre

viernes, 10 de agosto de 2012

"NO, la pelicula" Luis Le-Bert (Opinion)

Venía de un tijeral, sin pensar sintonicé una radio y el locutor decía: están todos los músicos en esta fiesta, todos los que tanto lucharon por tener esta gran fiesta de la democracia... y me estacioné: era la fiesta del no... y yo no estaba... y pa más remate el locutor dice; escuchen como suena esa bella canción de Santiago del Nuevo Extremo... y sonaba A mi ciudad mientras el hombre describía a los artistas en su alegría que viene... (y yo, de los que nombraba reconocía a muy pocos, muy pocos) ahí me dí cuenta que yo no estaba invitado... Pasaron un par de años y me encontré con el Scwhenke que por supuesto tampoco fue invitado y conversamos largo del tema... "tu y yo pasamos de estar en el coro del alma de todos los que armaron la fiesta a ser unos cantores que nadie quiere ver... en menos de un año y eso no es casualidad". Eso me dijo el Nelson y yo como niño maltratado pensaba que mis "amigos del no" tenían razón, que yo era alguien que nadie quería ver. Pero hoy soy un hombre Nelson; hoy no se las aguanto de nuevo, no me trago la tontera del spot del mal gusto de nuevo. Porque es de mal gusto tapar las calles con el si de pinochet para que vean la película del mal gusto, porque es de mal gusto toparnos con la fiesta del no, en los directorios de todas las empresas que tienen que ver con nuestro dolor de pueblo... de nuevo no malinches farsantes... El día del estreno estaban puros directores... el del agua que nos tiene en guerra, el de la tele y sus mentiras de silicona, el del teléfono y cuánto te debo... 
Y todos eran del spot bendito. Perdonamos hace años todas sus mentiras ambiciosas porque había sangre y nos dijeron que así se salía de la barbarie... de nuevo no ambiciosos. Ahora es el tiempo de los más sencillos, de los humildes, de los trabajadores, de los pescadores recién rematados por ustedes mismos y su lobby de poca cosa, ahora es el tiempo de mis mapuche y su canto de verdad, no como el de ustedes y su mentira del agua, ahora es el tiempo de mis profesores en el colegio que eran los mismos tuyos... pero ahora sus clases ya no brillan como antes en los ojos de ningún alumno... lo privatizaste, te acuerdas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario